El Encanto de la Vieja Alcazaba de Málaga

En sus próximas vacaciones por Málaga cuando mire alrededor y en lo alto del monte de la ciudad verá un monumento muy antiguo pero atractivo a la vista y lleno de historia, que lo llamará a visitarlo. Se trata de la Vieja Alcazaba de Málaga, que está acompañada de otros dos monumentos de gran importancia. A continuación le detallaremos un poco más sobre este lugar.

En tiempos remotos cuando los árabes dominaban las tierras malagueñas, se buscaban lugares significativos para erigir sus castillos, donde los gobernantes moraban. Pero adicionalmente a la defensa que ofrecía el castillo en sí, se construían otras edificaciones llamadas alcazabas, que en conjunto formaban un sistema defensivo que servía como control riguroso de ingreso y en caso de alguna amenaza externa o sublevación interna, para hacer más difícil la caída de la ciudad que protegían. Así muy cerca a la costa en la actual zona histórica de la ciudad, bajo el monte Gibralfaro y como protección del castillo que lleva el mismo nombre del monte, se erigió una alcazaba, la Vieja Alcazaba de Málaga. Si lo comparamos con la actualidad la Alcazaba de Málaga era como la garita de seguridad para el castillo de Gibralfaro.

Esta es una edificación levantada sobre la superficie rocosa adaptándose muy bien a la pendiente del terreno. Toda a base de piedra y ladrillos, utilizando varios sistemas constructivos interesantes. Si usted gusta de la decoración, este es un maravilloso lugar para visitar, destaca la mampostería, columnas de mármol y diversos detalles decorativos de cada cultura que lo ocupó. Más como originalmente fue construido para fines defensivos, se destacan la cantidad de torres y puertas fortificadas. A su vez está constituida por dos recintos amurallados, siendo el último muy fuertemente defendido en sus dos extremos y en cuyo interior se encuentra El Palacio Nazarí. En su visita podrá comprobar el grado de protección, con el que fue diseñado, de esta manera, para llegar a la zona donde se alojaba el gobernador era necesario pasar por 8 puertas fortificadas, algunas en recodo, dando así la seguridad a sus habitantes.

Si damos un recorrido para ingresar a la Alcazaba de Málaga sería de esta manera: Entraremos por la puerta o acceso principal, pasando por una puerta en recodo que da a la llamada Torre de la Bóveda y luego por la Puerta de las Columnas para dar a la Haza de la Alcazaba, caminamos un poco hacia la izquierda y nos encontraremos con otra puerta en recodo llamada Torre de Cristo ya que se usó como capilla por mucho años, saliendo de allí tendremos acceso al interior de la primera muralla y al patio de armas, que seguramente fue utilizado para tener la artillería y como punto de defensa a ataques que vinieran del mar. Ahora caminando de frente llegaremos a la Puerta de los Cuartos de Granada el cual nos conecta al Recinto Superior, al Palacio Nazarí, aquí primeramente encontraremos un modesto jardín y el Patio de los Surtidores. A la mano derecha del patio están la Torre de Maldonado y la del siglo XVI, que desde la terraza se tiene una gran vista del sureste de la ciudad. Y finalmente encontraremos dentro del Palacio, el patio de los naranjos y el patio de la Alberca, todas ellas adornadas con piezas romanas, siendo la última entrada a un conjunto de viviendas del siglo XI, incluyendo el Patio de la Aljibe. Estas viviendas tuvieron un diseño muy compacto, muy decoradas y aprovechando cada espacio, contaban con jardín, letrinas, sistema de agua y de atarjea. Al final de todas las viviendas se encuentra la Torre del Homenaje, obra del siglo XIV, en cuya parte alta se construyo una vivienda. A medida que usted se va adentrando por cada recinto de la Alcazaba de Málaga usted sentirá esa atmosfera que se vivió siglos atrás, haciendo de su visita aún más impresionante.

No se olvide de disfrutar y fotografiar las esplendidas vistas que se obtienen desde las murallas del primer recinto, desde las cuales podemos ver parte del Castillo del Gibralfaro, la Plaza de toros, el Parque de Málaga, el Ayuntamiento y otros edificios importantes de la ciudad. Después de su visita puede descansar un poco en las gradas del Teatro Romano que se encuentra en el lado noroeste de la alcazaba. Lo interesante es que algunas de las piedras y columnas usadas en la construcción de la Alcazaba de Málaga provienen del teatro.

Usted puede visitarlo diariamente a un buen precio que vale la pena. Cierran los lunes, el 1 de enero, 28 de febrero y 25 de diciembre. También puede hacer una visita conjunta con el Castillo Gibralfaro, completando así el motivo y la relación de ambas edificaciones. Visitarlo de día es grandioso, pero cerca de las 6 pm es fenomenal ya que las distintas luces instaladas en su interior crean un mejor ambiente.

Contar con un monumento histórico que este muy bien conservado es todo un privilegio para la ciudad de Málaga y para sus visitantes. Caminar por esos pasajes y recintos antiguos, mirar desde lo alto de sus murallas y admirar cada piedra que conforman este edificio es una experiencia que no se puede perder en su próxima visita a Málaga.