Ronda en Málaga

Ronda es una ciudad situada en la zona noroeste de la provincia de Málaga. Se trata de una de las ciudades más pobladas de la región y son muchas las personas que acuden todos los años a visitarlas ya que la ciudad es muy bonita y cuenta con una historia y una cultura apasionantes.

Además la belleza de la ciudad no radica únicamente en los monumentos construidos por la mano del hombre con los que cuenta sino que gran parte de su atractivo corresponde, precisamente, con el entorno natural y geográfico en el que se encuentra. Por tanto, si estás pasando unos días en la provincia de Málaga no deberías dejar de visitar la ciudad de Ronda. La visita puede realizarse en una única jornada y…¡realmente merece la pena!

Historia de Ronda

La historia de la ciudad de Ronda cuenta con miles de años de antigüedad.

Los restos arqueológicos más antiguos que se han encontrado en las inmediaciones de la ciudad se corresponden con asentamientos prehistóricos durante el Neolítico. Algunos de los ejemplos más bellos de estos restos los encontramos en la Cueva de la Pileta que está decorada con pinturas rupestres de distintos tipos.

Durante el siglo VI antes de nuestra era poblaciones celtas e íberas se asentaron en el actual territorio de la ciudad y fundaron un poblamiento que bautizaron con el nombre de Arunda.

De la misma manera que ocurre con la ciudad de Málaga el desarrollo de Ronda está muy ligado a la historia de los fenicios. Cuando estos pueblos llegaron a la Península Ibérica se asentaron a lo largo de todo el territorio suroccidental. Fundaron Málaga y, de la misma manera, se asentaron muy cerca de Arunda en una colonia llama Acinipo. El interés de los fenicios era comerciar con las poblaciones indíginas e intercambiar recursos manufacturados por materias primas y metales.

Tras los fenicios, y movidos también por el comercio y la posibilidad de crear colonias agrícolas en otros territorio, llegaron los griegos. Los griegos, sin embargo, no crearon sus propios asentamientos sino que conquistaron los preexistentes. De esta forma tomaron el poblado de Arunda y transformaron su nombre a Runda, mucho más próximo al original Ronda.

Durante las Guerras Púnicas el Imperio Romano llega a la Península Ibérica, a la que llamaron Hispania, y en el siglo II antes de nuestra era toman la ciudad de Ronda. Durante esta época la ciudad gozó de gran esplendor. Los romanos eran grandes constructores y esto repercutió, ineludiblemente, en el urbanismo de la ciudad. Durante todos los años de dominio romano la ciudad experimentó un gran desarrolló y se benefició de un floreciente comercio.

Sin embargo con la caída del Imperio Romano toda la situación se transformó. La ciudad quedó en manos de pueblos suevos y Ronda cayó en el olvido. A pesar de que se integró, más adelante, en el reino visigodo la ciudad no gozó de gran importancia política o comercial.

Pero con la llegada de la Edad Media toda la situación volvió a transformarse. La invasión de poblaciones árabes sería la encargada de recuperar antiguas ciudades romanas y devolverles todo su antiguo esplendor. En el año 713 la ciudad de Ronda cae a manos musulmanas y pasa a ser llamada Izn-Rand Onda que significa “la ciudad del castillo” y se convierte en capital de provincia. Ronda gozó de tal esplendor en esta época que con el paso de los años consiguió convertirse en un reino taifa independiente. La presencia árabe en la ciudad persistió hasta el año 1485 cuando la ciudad es tomada por Fernando el Católico.

Durante época Moderna la ciudad continuó gozando de cierto esplendor y en esta época se realizan importantes trabajos artísticos. Sin embargo la situación se transformó radicalmente durante época Contemporánea. El enfrentamiento entre España y Francia pasa factura a la ciudad de Ronda que se hunde en la miseria. Es en esta época cuando se produce la guerra de guerrillas y el bandolerismo. Coincidiendo con esta época la ciudad de Ronda se convierte en una de las ciudades románticas por excelencia gracias a los viajeros que se inspiraron en ella como Washington Irving o Doré.

Durante todo el siglo XX la ciudad mantuvo su orientación hacia el sector agrario y rural y durante la Guerra Civil Ronda continúo inmersa en la miseria razón por la cuál muchos de sus habitantes se vieron obligados a emigrar. Sin embargo durante las últimas décadas la ciudad ha ido recuperando, poco a poco, parte de su antiguo esplendor. Un amplio porcentaje de su economía se ha dirigido hacia el sector servicios y el turismo es, a día de hoy, una de las ocupaciones más importantes.

Qué ver en Ronda

La ciudad de Ronda cuenta con un gran patrimonio histórico y artístico. A continuación os presentamos algunos de los monumentos de la ciudad que no puedes perderte de ninguna manera:

  • Puente Nuevo y Garganta del Tajo: el puente nuevo es una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad. El caso urbano de la ciudad de Ronda se encuentra dividido por una enorme garganta, Garganta del Tajo, que atraviesa la ciudad en dos mitades. El río que transcurre por dicha garganta y que fue precisamente el causante del hermosos cañón es el río Guadalevín. Su nombre procede del nombre que los árabes le dieron a su llegada Wadi-al-Labal y que significa,literalmente, “río de leche”. Dicho puente fue construido en el siglo XVIII y con el paso del tiempo se ha convertido en una de las imágenes más típicas de la ciudad. Merece la pena destacar que en la ciudad existe otro puente conocido por el nombre de Puente Viejo. Se supone que fueron los romanos quienes lo construyeron, pero no existe documentación al respecto y es posible que sea de época árabe.
  • Alameda del Tajo: es un jardín botánico o paseo natural del siglo XIX. Cuenta con ejemplares arbóreos muy antiguos y se encuentra muy próximo a la Plaza de Toros.
  • Plaza se Toros: es uno de los monumentos más visitados de la ciudad. Nos encontramos ante una de las plazas más antiguas de España. Fue inaugura a finales del siglo XVIII y su arquitectura es una de las más bonitas.
  • Murallas y Puerta de Almocábar: las murallas fueron uno de los elementos más importantes de la ciudad a lo largo de toda su historia. Nos encontramos ante un elementos de gran importancia desde el punto de vista estratégico y militar. En cuanto a la puerta de Almocábar esta fue fundada durante el siglo XIII su nombre responde a la palabra Al-maqabir que, en árabe, significa cementerio. La puerta daba acceso al cementerio principal de la ciudad que se encontraba situado a extramuros de la ciudad por razones higiénicas. Desde la puerta se accede al barrio del Espíritu Santo, antigua medina árabe, donde destaca la Iglesia del Espíritu Santo que es otro de los monumentos más visitados de la ciudad.
  • Plaza Mayor: el centro histórico de Ronda también merece una visita con calma ya que cuenta con muchos reclamos que merece la pena visitar. En esta plaza que también recibe el nombre de plaza de la Duquesa de Parcent, se encuentra la mezquita, el zoco, la cárcel y la antigua fortaleza.

Ronda hoteles

La infraestructura turística en Ronda es de altísima calidad, ofreciendo a sus visitantes toda una gama de hoteles de varios tipos: all inclusive, con Spa, rurales, con encanto, en el centro, con piscina… En fin, hay buenos hoteles de todas las clases y para todos los gustos!

Ronda fiestas

Y como buena población andaluza, el tema de las fiestas es importante para Ronda. Una de las fiestas más conocidas es la de la Feria de Pedro Romero. Obviamente esta no es la única fiesta de Ronda. Pásate por esta bella ciudad en cualquier época del año y ve tú mism@ lo que hay en Ronda para tí…

Foto (Ronda, Málaga): jackmac34, Pixabay