El Cortijo Jurado, epicentro del misterio en Málaga

Antiguamente era conocido como el Cortijo de Heredia, por ser esta familia célebre en Málaga la que lo levantase a mediados del siglo XIX. Su edificación lo hacía más parecido a una hacienda que a un cortijo, pero su denominación permaneció incluso cuando cambio su “apellido” por Jurado, con la adquisición por parte de la familia Vega Jurado de este insigne edificio malacitano.

Está situado en el distrito de Campnillas, en un cerro alto junto a la autovía, que le confiere una imagen tétrica ya de por si. El lamentable estado de conservación del cortijo hace que hoy día casi no pueda visitarse, puesto que hay peligro de derrumbes. Pero eso no ha evitado que, desde hace años, muchos investigadores del misterio, y también curiosos, se acerquen a este cortijo, seguros de encontrar algo inexplicable en él.

Porque la leyenda negra del Cortijo Jurado nace casi con su construcción. Hay quien asegura que, ya desde sus inicios, este edificio sirvió como centro de celebración de ritos oscuros y satánicos, donde incluso se llegaron a sacrificar chicas jóvenes, coincidiendo con una época en la que desaparecían multitud de muchachas de la zona. Se dice que estas muchachas podrían haber sido torturadas y asesinadas en el cortijo, y después llevadas a otro lugar por un túnel secreto, o incluso enterradas en los propios terrenos del cortijo.

A lo largo de estos años han sido numerosos los investigadores paranormales que se han acercado al Cortijo Jurado para realizar grabaciones tanto de vídeo como de audio. Y se han podido captar algunos sonidos extraños o psicofonías, así como imágenes bastante extrañas. Todo eso contando con los testimonios de los propios investigadores. Lo más arriesgados se aventuran a asegurar que en esa casa hay fantasmas. Los más incrédulos, no obstante, admiten que el lugar transmite una especie de desasosiego y ansiedad cuando paseas por lo que queda del cortijo.

Como decimos, el Cortijo Jurado es un lugar casi de peregrinaje para los aficionados al misterio, pero en los últimos tiempos, la dejadez de sus dueños ha hecho que el edificio casi se caiga en pedazos, por lo que una visita al lugar es ciertamente peligrosa, si decidimos adentrarnos en el interior de la casa. Si les gusta el tema del misterio, pocos lugares lo irradian más que este cortijo decimonónico a las afueras de Málaga.