Málaga, la cuna de Picasso

Sin lugar a dudas Málaga, una ciudad alegre y acogedora, cuenta con un clima tan benévolo que en su estancia al visitar sus playas, tendrá la certeza de encontrar sol, sol y más sol andaluz, casi en todo el año completo. Tanto que quizás no se anime a visitar la ciudad en sí. Más en Málaga hay motivos de sobra para que usted se decida a descubrir aquellos tesoros históricos y culturales que alberga, además de su visita a la playa.
La mejor manera de recorrer la ciudad de Málaga es hacerlo a pie, calmado y con cámara en mano para llevarse consigo un buen recuerdo de una ciudad con personalidad propia, en la que sus raíces, y su continua pugna por el desarrollo ha hecho de ella una verdadera atracción turística a nivel mundial. Usted puede hacer su recorrido alrededor de Málaga en el momento más propicio, tanto a su llegada como antes de su partida, así podrá disfrutar de sus buenas playas. En el último caso y dependiendo en que playa se encuentre usted puede regresar tomando algún de los muchos buses de la estación de autobuses de Málaga.
Esta ciudad que fue fundada por los fenicios, paso a ser una ciudad privilegiada de Roma, después fue controlada por los árabes logrando un gran progreso y finalmente conquistada por los reyes católicos. Luego de constante decadencia, resurge en el siglo XIX con la industria. Y actualmente usted encontrará una ciudad en continuo progreso, comprometida con darles a sus visitantes lo mejor. Y hablar de lo mejor es poco decir, basta con hacer un recuento de lo que podrá encontrar en el casco histórico y zonas cercanas para decir que encontrará mucho más.
En Málaga, usted podrá tener la oportunidad de visitar sus destacados monumentos históricos como: El Famoso Teatro Romano descubierta en 1951 al realizarse un jardín, La Alcazaba que es una fortaleza musulmana del siglo XI y la Catedral de la Encarnación que fue edificada sobre donde hubo una mezquita de 8 siglos de antigüedad. Lo religioso y lo arquitectónico se juntan en las diversas Iglesias y capillas que se remontan entre los siglos XV al XVIII, entre ellas están: La Iglesia de San Juan Bautista, la Capilla del Agua o la Iglesia del Santo Cristo de la Salud. Los distintos palacios como el Palacio de Miramar, el Palacio del Marqués de Valdeflores, etc. son edificaciones que han sido renovadas para ser usadas como instituciones gubernamentales en la actualidad. Y hay más por conocer, diversas plazas, fuentes, edificios notables, diversos monumentos así como sus parques y jardines Históricos.
Es asombrosa la cantidad de museos que podrá encontrar en Málaga, con más de 20 y quince de ellos concentrados en la misma zona histórica. Los temas son diversos y usted podrá aprender desde historia, ciencia, arte, música hasta futbol.
La mayoría de estos maravillosos lugares fueron testigos de la vida de un singular pero grandioso personaje, orgullo de Málaga y de España. Quizás usted ya lo identificó, me refiero al artista Pablo Ruiz Picasso. Quien vio la luz del Sol de Málaga un 25 de octubre de 1881 en el antiguo número 36 de la Plaza la Merced. Según unos datos biográficos, se dice que fue un nacimiento envuelto de dramatismo, pues la partera lo creyó muerto, abandonándolo sobre una mesa; más su tío, un médico fumador de puros, lo revivió dándole el aire necesario. Su niñez la transcurrió por las mismas calles que usted recorrerá en sus próximas vacaciones. Picasso demostró su inclinación artística a la muy temprana edad de 8 años, presenciando una actividad de toros y asistido por su padre, pintor y profesor de arte. Picasso vivió en Málaga hasta los 10 años cuando se muda con su familia a la Coruña. Siguió sus estudios en Barcelona y residió en Francia, donde consolidó su carrera artística de fama mundial, falleciendo en su casa de Mougins (Francia) en 1973.
La casa donde nació Picasso y vivió parte de su niñez es parte de un edificio de 1861, el cual ha sido declarado Monumento Histórico-artístico de interés Nacional en 1983. La Fundación Pablo Ruiz Picasso, es quien cuida y promueve el enriquecimiento y difusión de la figura del artista, mediante “El museo Casa Natal”. Donde se exponen más de 4000 piezas de más de 200 artistas diferentes incluyendo Picasso por supuesto. El museo tiene una sala que muestra una pintura al Oleo del padre de Picasso, “palomar” de 1878, y algunos recuerdos familiares. Muchas de las obras que se exponen, son colecciones privadas que usted tendrá la oportunidad de admirar. Usted puede visitar este museo todos los días de la semana de 9:30 am a las 10 pm, excepto los días festivos. A tan solo 1 euro la entrada, usted no puede perderse del arte del malagueño más universal que existió.
Adicionalmente Málaga difunde mucho ciertas rutas para promover su ricopatrimonio, una de ellas es la llamada ruta Málaga Picassiana, mediante la cual usted hará el siguiente recorrido: El Museo Casa Natal, la segunda casa de Picasso, la antigua sede del Colegio de la Sagrada Familia, Plaza de la Merced, lugar de tertulias del padre de Picasso, la Iglesia de Santiago, Museo Picasso Málaga, Antiguo Museo Municipal, Antigua Escuela de Bellas Artes, antiguo Colegio de San Rafael, antiguo Liceo Artístico y literario, el Instituto de segunda enseñanza y la Plaza de Toros de la Malagueta, donde Picasso siendo niño vio un motivo para sus primeras obras.
Málaga, la cuna de Picasso le ofrece sus calles, monumentos, iglesias, palacios, que fueron testigos de la niñez del artista. Y es que no en vano se trata de la ciudad que lo vio nacer, en los diversos museos usted encontrará algo de su obra artística. Así es que planifique bien sus vacaciones y comparta su visita a las playas de la Costa del Sol con las diversas atracciones de la ciudad de Málaga.